Kim Jong-un llega a Vietnam para su segunda reunión con Donald Trump

Kim Jong-un ya está en Vietnam. El líder de Corea del Norte llegó en su tren verde olivo a la capital del país asiático para reunirse el miércoles y el jueves, por segunda vez en la historia, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien se espera llegue este martes.

Tras horas sobre las vías y una parada en China, Kim fue recibido con todos los honores y rodeado de sus guardaespaldas, quienes llegaron en avión antes que él a Hanoi.

La tranquila estación de tren vietnamita de Dong Dang, fronteriza con China, se alistó de gala para la llegada de Kim tras un viaje de 4 mil kilómetros a bordo de su tren blindado. Se trata del primer viaje de un dirigente norcoreano a Vietnam desde el de su abuelo, Kim Il-song, en 1964.

Soldados, policías y periodistas internacionales se agolpaban en el exterior del hotel Meliá de Hanoi, donde se alojará Kim, y cientos de curiosos esperaban detrás de las barreras de seguridad con la esperanza de ver al líder norcoreano. Mientras las banderas de Vietnam, Corea del Norte y Estados Unidos ondeaban bajo una llovizna fría, decenas de cámaras hicieron saltar sus flashes y algunos ciudadanos gritaron y usaron sus celulares para captar la llegada de Kim, como si se tratase de una estrella de rock.

Vietnam armó un enorme dispositivo de seguridad para dar la bienvenida a Kim, cerrando largos tramos de carreteras y zonas de la capital. Antes en la mañana, Kim, con una amplia sonrisa y saludando a los presentes, se había bajado de su tren blindado tras un largo viaje que comenzó en Pyongyang y lo llevó a cruzar China hasta la frontera con Vietnam.

El líder estrechó la mano a las autoridades mientras los soldados vietnamitas, con uniformes blancos y botas negras, formaban en una alfombra roja en la estación de tren de la ciudad fronteriza de Dong Dang. Vestido con su tradicional traje tipo Mao, saludó sonriente, antes de subir a su limusina Mercedes Benz también blindada y partir en convoy en dirección a Hanoi.

Horas antes de su arribo a la frontera, la televisora japonesa TBS mostró imágenes de Kim durante una parada para fumar antes del amanecer en una estación de China.

La llegada de Kim se produce mientras las autoridades vietnamitas se apuran para dar los últimos retoques a los preparativos para la segunda cumbre. Por el momento se conocen pocos detalles de un encuentro que será seguido de cerca por todo el mundo y que busca abordar lo que quizás sea el mayor desafío para la seguridad global: el intento de Pyongyang por tener un programa nuclear que está a punto de convertirse en una amenaza viable para cualquier objetivo en el planeta.

Funcionarios de la ciudad señalaron que dispusieron de unos 10 días para preparar la reunión (mucho menos de los cerca de dos meses que dijeron que tuvo Singapur para alistarse para el primer encuentro el pasado junio) pero se comprometieron a proporcionar seguridad a los líderes.

El fuerte dispositivo de seguridad será apreciado por las autoridades norcoreanas, que son extremadamente cuidadosas con la seguridad de Kim. La decisión del mandatario de viajar a Vietnam en tren y no en avión podría estar influida por una mejor capacidad de controlar la seguridad.

Segunda vuelta de la que se conocen pocos detalles

Sobre el encuentro se conocen muy pocos detalles. Los dos dirigentes cenarán juntos la noche del miércoles, acompañados por algunos de sus consejeros, indicó a la prensa a bordo del Air Force One (avión en que se traslada Trump) la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Kim y Trump mantuvieron el año pasado una reunión en Singapur que terminó con un vago comunicado sobre esfuerzos de Pyongyang para avanzar hacia un desarme nuclear, pero sin plazos ni metas claramente establecidas.

La falta de avances desde entonces provocó escepticismo entre muchos observadores. Estados Unidos pidió en varias ocasiones un desarme nuclear completo, verificable e irreversible de Corea del Norte. Pero para Pyongyang, el desmonte de su programa nuclear debe venir acompañado del levantamiento de las sanciones internacionales en su contra.

Durante una ceremonia celebrada el domingo en Washington, Trump pareció querer reducir las expectativas de un acuerdo global. Las sanciones siguen. Todo sigue como está. Pero tenemos un sentimiento especial y pienso que conducirá a algo bueno. Pero tal vez no, comentó.

Por su parte, Pyongyang afirma que ya ha tomado medidas, como la suspensión de sus pruebas de misiles o artefactos nucleares durante más de un año, además de destruir las vías de acceso a sus campos de pruebas atómicas.

En fotos, llegada de Kim a Hanoi:

Los guardaespaldas rodean el vehículo que transporta al líder de Corea del Norte, cuando abandona la estación ferroviaria de Dong Dang, Vietnam. Foto: Reuters.

Kim en su limusina Mercedes Benz rodeada por sus guardaespaldas. Foto: Reuters.

El líder de Pyongyang saluda desde su limusina. Foto: Reuters.

Operativo de seguridad por la llegada de Kim Jong-un a Vietnam para su segundo encuentro con Donald Trump. Foto: Reuters.

Decenas de personas fueron a saludar al líder de Corea del Norte. Foto: Reuters.

(Con información de AP y AFP)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.